Por que estudiar lenguaj musical

Aprender lenguaje musical: ¿por qué y para qué?

Normalmente acudimos a la música para escapar de nuestra rutina, como un espacio de divertimento, un «kit-kat» en nuestro día a día, como ir al recreo. Cogemos nuestro instrumento y si ya tenemos un mínimo nivel, nos pueden dar las horas jugueteando con él.

El idioma inglés en este sentido lo tiene muy claro al utilizar el verbo «play» (jugar) donde nosotros utilizamos «tocar» un instrumento.

Por tanto, es posible que tú, especialmente si estás estudiando, pienses que el lenguaje musical es volver al rigor de las clases y las tareas aburridas.

Pero lo que quizás desconozcas es que aprender los entresijos de la música se puede hacer de forma muy entretenida y amena, con un enfoque práctico para que se asimilen los conceptos casi sin darte cuenta.

Especialmente esto es importante en los más pequeños, para los que toda actividad debe ser un juego. Por ejemplo, si van a aprender algo tan básico como el ritmo o el tono.

Para los más mayores, tres cuartos de lo mismo. Por ejemplo, al estudiar los intervalos y tratar de memorizar cómo suenan en un ejercicio en el que también haríamos entrenamiento de oído, podemos hacerlo a través del inicio de obras muy conocidas, como «Tiburón» La pantera Rosa» o «Para Elisa», en un concurso en el que habría que adivinar dicho intervalo.

 

 

Pero, ¿por qué es importante y para qué te puede servir el lenguaje musical? Por varios motivos:

 

1- Poder entenderte con otros músicos en el local de ensayo y el estudio de grabación.

Hay músicos con talento, intuitivos y autodidactas, que son incapaces de decirle a un compañero qué acorde está poniendo o cómo se llama la nota que está tocando. Esto hace que el fujo de información en una sesión de ensayo o grabación sea mucho más lento.

No hablemos si hay que pasarle algo por escrito a otro profesional para que haga un arreglo y no sabemos, o si el profesional es el que nos lo pasa a nosotros para interpretarlo y no tenemos ni idea de leer música.

 

2- Componer y arreglar tus canciones, más allá de los cuatro acordes de siempre.

Si no tienes los conocimientos necesarios, ¿cómo vas a poder crear una canción un poco más elaborada? Sería como tratar de escribir un buen libro sin tener un vocabulario amplio y un nivel notable en gramática.

Hasta para las tareas más artísticas se necesita una formación, unas herramientas que nos permitan plasmar lo que uno tiene en mente. Si no, esa gran idea a priori se quedará en algo que no nos convence ni a nosotros mismos.

 

4- Leer e interpretar un montón de música que sólo está escrita.

Aunque en youtube hay una gran cantidad de material, no está todo. ¿Por qué no aprovechar estas obras que sólo están en papel y poder así interpretarlas? Sería una pena perdernos parte de la música por tener la limitación de no saber leerla.

Es como si no pudiéramos leer algunos grandes libros famosos y sólo alcanzáramos a ver las películas basadas en los mismos.

 

 

6- Te ayudará mucho si quieres ser un profesional.

Una cosa es tocar con amigos para pasarlo bien, pero si te vas a dedicar a esto, sea cual sea el estilo en el que vayas a desarrollar tu actividad laboral, necesitarás tener una paleta amplia de acordes, conocimientos de armonía, etc.

Así mismo, el estudio del lenguaje musical a un nivel avanzado te puede conducir a conseguir una titulación como la del conservatorio u otras de estilos modernos como la de Rockschool. Dichos estudios también te pueden abrir puertas en otro tipo de trabajos como escuelas de música.

 

7- Para opinar con algo de conocimiento de causa sobre la música en general.

Quizás ni siquiera estés interesado en aprender a tocar un instrumento, pero si te gusta la música, seguro que has participado de algún debate con familiares o amigos en los que se habla de que si tal canción o estilo es mejor este otro, etc.

Pero, ¿Cuáles son tus argumentos cuando te propuncias sobre ello? Normalmente cierta fobia a sus pintas, a su aparente carácter y en pocas ocasiones, quizas algún tipo de referencia a lo estrictamente musical, como que ritmo del reggaeton es siempre el mismo.

Con un poco de educación musical sabríamos desgranar un poco más lo que está pasando con los acordes, si son diatónicos (formados por la misma escala) o no, si el ritmo es un 4/4 o se han atrevido con algo más sofisticado como un 5/4, etc, etc.

Cuando se entiende la música se suele apreciar de forma diferente.

 

Clase de prueba lenguaje musical

 

¿Conoces más ventajas de saber música? Si es así o quieres darnos tu opinión en este sentido, nos escribimos en los comentarios.

No hay comentarios

Escribe un comentario

Inscríbete a la clase "cero" gratuita del instrumento que más te guste

Responsable: Fernando Ramos Saavedra

Finalidad: Envío de el ebook y los correos informativos y promocionales de Islamúsica

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se guardarán en Active Campaign, la plataforma de email marketing con la que trabajamos y que está cogida al acuerdo de seguridad EU-US Privacy

Derechos: Puedes ejercer tu derecho acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un email a info@islamusica.es

Descarga el e-book con las 5 razones por las que la mayoría de autodidactas no llegan nunca a aprender a tocar un instrumento

Responsable: Fernando Ramos Saavedra

Finalidad: Envío de el ebook y los correos informativos y promocionales de Islamúsica

Legitimación: Tu consentimiento

Destinatarios: Tus datos se guardarán en Active Campaign, la plataforma de email marketing con la que trabajamos y que está cogida al acuerdo de seguridad EU-US Privacy

Derechos: Puedes ejercer tu derecho acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un email a info@islamusica.es